Golf del Jockey Galvez

Historia

Toda obra importante siempre tiene cimientos de sueños. A comienzos del año 2008, en la ciudad de Gálvez existían unos pocos entusiastas por el juego del Golf, pero en el distrito no existía ninguna cancha para su práctica. Se dio la conjunción de dos voluntades, por un lado la Comisión Directiva del Jockey Gálvez que ofreció sus instalaciones para construir la cancha y por el otro un pequeño grupo integrado por Carlos Zuliani, Gustavo Boetsch , Jorge Fernández , Óscar Lamberto que decidieron emprender la realización de la obra.

Se constituyó una subcomisión de Golf que presidía Carlos Zuliani, Eduardo Chiozzi era su vice y la secretaría estaba a cargo de Viviana Questa. Entre el Jockey Gálvez y la subcomisión se firmó un contrato de comodato por el término de veinte años por el cual la entidad madre cede seis hectáreas de su propiedad para que la subcomisión de Golf proceda a la construcción de una cancha de nueve hoyos.

Distribuida las responsabilidades y fijados los derechos y obligaciones de las dos entidades, la subcomisión comenzó las obras con las características de una gran aventura. La carencia de medios y dificultades de todo tipo marcó el comienzo de la construcción. Pero con una fe inquebrantable se avanzó, pidiendo máquinas prestadas para las obras civiles, con aportes realizados por los miembros de la subcomisión y jugadores que se iban sumando, el predio que estaba cubierto de chircas, comenzó de a poco a tomar forma de una cancha de golf.

Hubo que aprender a construir los greenes, a sembrar el césped especial y a mantenerlo , cada avance requería nuevas inversiones, hizo falta el riego y para ello instalar tanques y motores y llevar al predio la instalación eléctrica.

A medida que el campo se limpiaba comenzó el proceso de forestación, donde se implantaron quinientos árboles de distintas especies, en un proceso continuo de reposición de las unidades que se mueren y en una lucha diaria contra hormigas y loros, enemigos permanentes de las plantas más jóvenes.

Pero el logro de todo ese esfuerzo era apenas la caricatura de una cancha, el proceso de construcción es muy lento, porque el trabajo humano requiere de la ayuda de la naturaleza.

El entusiasmo por el golf hizo que desde el comienzo hubiera jugadores practicando en condiciones más que precarias, el primer campeonato interno se hizo con tan sólo cuatro hoyos, y greenes deficientes, pero fue el acicate para seguir con las obras.

Cuando completamos los seis hoyos, que con tres salidas diferentes, permitieron jugar 18 hoyos , decidimos hacer el campeonato inauguración. Habían pasado tres años de trabajos, ahora la cancha se aproximaba a un campo de golf. Los árboles crecían, el césped ganaba todo el predio, las malezas se combatían. La federación de Golf homologaba nuestra cancha, y lográbamos inscribir 20 handicaps en la Asociación Argentina de Golf.

Durante todo ese periodo se fue formando un patrimonio, de maquinarias, herramientas, muebles, enseres de trabajo, algunos comprados, otros recibidos en donación, pero que era necesario valorizar y determinar su pertenencia legal.

También el aumento de socios fue constante. Nuevas caras trajeron nuevas fuerzas y también los problemas inherentes al crecimiento de todas las instituciones.

Pero para jugar al golf, ademas de la cancha, hace falta aprender el juego, y desde el otro lado del Rio Paraná llegó Cristian Ponce nuestro profesor de Golf, que todas las semanas trataba de guiarnos en la adquisición de destrezas para la práctica de un deporte tan complejo.

El crecimiento lleva a la necesidad de darse una forma institucional, crear un sujeto de derechos y obligaciones, que pueda realizar contratos relacionados exclusivamente con la práctica del golf, sin necesidad de comprometer el accionar de la entidad madre, que tiene otras prioridades y no participa de la nueva disciplina.

Fue así que después del acto inaugural de la cancha, realizado en las instalaciones del Club de Campo, en el mes de abril del 2011, se decidió crear la Asociación Civil Deportes para Gálvez.

Asimismo por acta se decidió realizar un inventario y aportar todos los bienes que integran el patrimonio acumulado por la subcomisión de Golf a la Asociación Civil “Deportes para Gálvez “.

Quedó así diseñado un modelo de funcionamiento con dos organizaciones, las relaciones internas a cargo de la subcomisión de golf que regula las relaciones con la Comisión Directiva y que carece de personería ante terceros y tiene capacidad para realizar contratos con la entidad madre en virtud de la personería que Esta le reconoció al momento de su creación, siendo el más importante el comodato por veinte años para uso del predio donde se encuentra la cancha de golf.

En cuanto a las relaciones con terceros, para la realización de todo tipo de contratos a título oneroso o gratuito, para cualquier acto de administración o disposición , para relaciones laborales, contratación de pólizas de seguros, compra de equipos, etc se ha creado la Asociación Civil Deportes Para Gálvez con personería jurídica otorgada por resolución 548/2011 por la Inspección General de Personas Jurídicas de la Provincia de Santa fe.